LA ESFERA 1914-1918

ZEPPELIN

Recientemente caía a mis manos un puñado de magazines de entreguerras hallados en un caserón y que alguien tuvo la feliz idea de encuadernar en un tomo, ahora descuajeringado y lleno de polvo inmemorial.

Perfectamente consciente de los estragos del virus Influenza A subtipo H1N1 que se llevó por delante a Apollinaire, entre muchos otros, y como hombre precavido que es, su servidor procedió a ponerse sus elegantes guantes prusianos adquiridos en el mercado de las pulgas de Tiergarten así como su máscara antigás, examinando el contenido del volumen y descubriendo que se trataba de viejos y memorables números de La Esfera Ilustración Mundial.

“La Esfera” fue uno de los más distinguidos lanzamientos de Sociedad Prensa Gráfica Española; una publicación semanal de gran formato, con vocación cosmopolita, que hacía gala de un estudiado equilibrio de contenidos: relatos y poemas –pocos de ellos de interés, todo sea dicho, aunque en sus páginas encontramos a elementos como Emilio Carrere destacando entre un afectado catálogo de autores– se alternaban en cada número con estampas históricas y costumbristas, apelaciones al “patrimonio histórico español” y retratos de sociedades extranjeras y de su “vida elegante”; nombres célebres del mundo del espectáculo, algunas moderadas gotas de publicidad que hoy se dejan apreciar con gusto, exotismo colonial –resultará al final que los españoles también sueñan–, y reseñas y consejos sobre moda femenina de la época. También sobresalen las noticias acerca de las grandes casas reales europeas, alusiones no más serviles que las que podamos leer en la actualidad, aunque un poco más morbosas y regocijantes si recordamos que se escribieron justo antes de que alguna de esas familias fuese invitada a retratarse por última vez frente a un pelotón de fusilamiento. Pero sobre todo, dado que su andadura comenzó en 1914, lo que encontramos en abundancia en esos primeros números es guerra y más guerra. Un gran testimonio cronológico:  los cúmulos cargados de rayos y truenos que presagiaban un conflicto, al decir de los expertos, de corta duración y triunfal para todos los bandos; su estallido en julio tras el atentado de Sarajevo con la posterior reacción en cadena; los ecos de las baterías y de grandes movimientos de tropas, y las “nuevas armas” como el zeppelin y las aeronaves; la ferocísima campaña alemana que conquistó una ciudad tras otra; la extensión del conflicto a medio mundo; el estancamiento, y la victoria final de las potencias aliadas.  Y a partir de 1918 y hasta 1920, a modo de ominoso epílogo, las alusiones a la gripe que acabó con la vida de veinte millones de personas.

Sus portadas y contenidos dejan entrever también la encarnizada pugna que se produjo en esos años en la redacción de la revista entre las influencias del art nouveau –incluso de vanguardia: destaca un reportaje sobre los futuristas italianos– y el oscurantismo habitual español, y más concretamente entre la obsesión por publicar retratos de mujeres españolas con deleznables peinetas y los mucho más interesantes del Káiser, Jorge V de Inglaterra o algunos de los más famosos “war pigs” al servicio de ambos; y en un número de 1919 se cuela, de forma gloriosa e inesperada, un fauno, eco fantástico del decadentismo que había arrasado Berlín, Londres o Viena y que tuvo en la publicación del “Gran Dios Pan” de Arthur Machen su cénit literario.

Si el material fotográfico resulta de notable interés, pese a su academicismo que acabaría llevándoselo todo por delante, todavía lo es más la gran cantidad de dibujos de diferentes artistas cuyo trabajo consistió en ilustrar casi a tiempo real campañas militares hoy todavía recordadas, como la batalla de las Ardenas, la de Lorena y las del Marne, o la Kaiserschlacht o “gran batalla de los Emperadores”.  El tono de los textos podía venir teñido de heroísmo o tragedia, casi siempre de denuncia del horror, en forma de reflexiones, de crónicas e incluso de poesía –en este último caso, ajena a la renovación expresionista de George Trakl y otros autores centroeuropeos de esos mismos años–, informando o especulando con el número de hombres y fuerzas armadas y las posibilidades de resolución del conflicto, sin inclinarse, en apariencia, por ningún bando.

La Biblioteca Virtual de Prensa Histórica ofrece online todos los números entre 1914 y 1929.

Nota: Gracias a Javi y Gaspar Tomás Machí por prestarme este pequeño tesoro gráfico.

 

COVER

10 comentarios:

WOLFVILLE dijo...

Espectacular actualización y que además presenta un material sumamente interesante. Por cierto que algunas de las ilustraciones son soberbias.

Un saludo marcial.

Ricardo Signes dijo...

Hace algunos años conseguí en un librero de viejo un ejemplar de "The Illustrated London News" de mayo de 1945 y otros del "Kölnische Illustrierte Zeitung" de febrero de 1943 (en estos últimos, como curiosidad, señalo que los pìes de foto están en alemán, italiano y castellano). Pues bien, al ver el excelente material gráfico que aportas en tu artículo me sorprende la enorme calidad de "La Esfera", veinte años antes de las publicaciones que menciono.
Un saludo

SUPPORT ANIMAL LIBERATION FRONT dijo...

Gracias Wolfville, la ilustración titulada "El Vencedor" sin duda complacería a Lemmy Kilmister de Motörhead; Lemmy es un gran coleccionista de cruces de hierro, sables y demás parafernalia de la IGM, e incluso llegó al punto de titular uno de sus discos "1916" (uno de los mejores y más atronadores, y no podía ser de otra manera). Aunque yo encuentro más fantasmal la del zeppelin alemán sobre el cielo de Amberes. Si te fijas, en el dibujo se ve una luz encendida en una de las ventanas del cuarto piso de uno de los edificios; imagina el terror de ese sujeto al echar un vistazo por la ventana y encontrar ese monstruo flotando en la noche

SUPPORT ANIMAL LIBERATION FRONT dijo...

Bueno, no hay que olvidar que los números de las revistas que citas están fechados en plena II Guerra Mundial; pero es cierto lo que dices de "La esfera" y confieso que su calidad, en todos los sentidos -no sólo en el que procede de la inversión económica- me sorprendió. Mis comentarios un poco despreciativos sobre lo "español" no van totalmente en serio; de ser alemán o inglés aborrecería lo más característico de allí. Ya que no puedo evitarlo bien está admitirlo. Saludos!

Anónimo dijo...

¡Qué maravilla! Corro al enlace que pone, donde dice están todas estas revistas enteras...
El Abuelito

SUPPORT ANIMAL LIBERATION FRONT dijo...

La BVPH parece una pasada, si uno tiene algún gen de rata de biblioteca le puede dar un síncope. Hay multitud de publicaciones de entreguerras, generales y de provincias, desde "La Cruz: Diario Católico" a "Las Circunstancias: Diario Republicano", y en cualquiera pueden aparecer notas o fotografías interesantes. El buscador de la web resulta muy útil. Otra cosa es que la prensa española de esas épocas informase o no sobre ciertas cosas que hoy nos interesan. Saludos, Abuelito!

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Que magnifica revista! Corro yo tambien a curiosear en ese enlace...
Saludos!

SUPPORT ANIMAL LIBERATION FRONT dijo...

Pues que disfrute del viaje en el tiempo, Herr Retronaut! Sintonizo mi máquina con su blog

Pep Frances dijo...

Hola, quisiera preguntar si alguien conoce mas datos del ilustrador de algunas láminas ESPI, ¿se trata de Agustín ESPÍ Carbonell natural de Alcoy?

Pep Frances dijo...

Hola, quisiera preguntar si alguien conoce mas datos del ilustrador de algunas láminas ESPI, ¿se trata de Agustín ESPÍ Carbonell natural de Alcoy?

Publicar un comentario