HANNS HEINZ EWERS EN IMÁGENES 1871-1943

Finales de los 30

“No negarás, querida amiga, que hay seres –no animales– que surgen del placer malvado de absurdos pensamientos…” 

1932-33: liaisons dangereuses

Ocultismo pangermánico en el amanecer de los años 30

1928: explorando…

Con su látigo en los años 20

Hacia 1922

Con su fiancée Josefine Bumiller

Tiergartenstrasse 1, Berlín: litigando con Georg Müller & Langen por los derechos de sus libros

De vuelta a casa tras la aventura norteamericana, 1919

Un alemán en Nueva York

Voodoo man

1914, más viajes por América del Sur: Cuba, Haití, México.

Rodaje de “Der Student von Prag”, 1913.  A la derecha, el co-director del film Stellan Rye

Aprendiz de brujo. 1912

1911, como Frank Braun   

Retratado por Madame d’Ora en Viena

1905-07: primeras experiencias con el opio y el hachisch

Der schwarze Ritter

1906, primera colección de cuentos "Das Grauen"

Walpurgisnacht

“La sangre es la vida”

Representación teatral en América del Sur, 1906

Viajes con Ilna-Ewers Wunderwald entre 1900-1905: Venecia, Capri, España…

Años 90s: entre la jurisprudencia y Oscar Wilde

Regimiento Nº1 en Berlín 1891

Con su madre Maria Ewers aus’m Weerh y un amigo

Duelos en Tiergarten y un arresto por satirizar al Káiser

La ovejita carnívora

Casa familiar en Düsseldorf

 

 

“Quiero entrar en mí.

Me espera mi madre”

“Alraune”

2 comentarios:

El Abuelito dijo...

Monóculo, pipa y látigo... ¡¡Qué magnífica galería, hay quien de su imagen hace un arte tan sublime -o más- como el de su literatura!!

SUPPORT ANIMAL LIBERATION FRONT dijo...

En este caso es totalmente así. También es cierto que este mundo ha perdido muchísimo estilo desde la posguerra, al menos en lo que a mí respecta. Uno puede ver los primeros síntomas alarmantes de este mal gusto en los trajes claros con hombreras que comienzan a aparecer en algunos films de cine negro de los primeros años 50, todavía cruzados pero ya decididamente horribles, algunos incluso con un raro brillo. Desde entonces hemos ido de hecatombe en hecatombe.

Publicar un comentario